Respetados y Honorables Senadores y Representantes a la Cámara:

87f9ea9a-734a-4e8c-9e55-365282cad56aFrente a la crisis social y humanitaria que están padeciendo nuestros connacionales en Venezuela, y particularmente en la frontera de la ciudad de Cúcuta, me permito proponer a los Honorables Congresistas que hacen parte del Senado de la República y la Cámara de Representantes, así como a los señores Ministros y altos funcionarios del Estado, que donemos un día de nuestro salario del próximo mes de septiembre con destino a nuestros compatriotas que hoy sufren el trato inhumano por la persecución desarrollada en su contra por parte del gobierno venezolano.

Este llamado lo hago en mi condición de Representante a la Cámara por los Colombianos en el Exterior, con base en los principios constitucionales de la dignidad humana y la solidaridad social.

Nada más importante, en momentos como estos, que expresar nuestra apoyo a quienes más lo necesitan. Hace cuatro años, ante la Ola Invernal, el Congreso de Colombia fue solidario con los damnificados por las intensas lluvias e inundaciones y contribuyó en forma semejante. Esa ayuda económica puede servir para el traslado de los deportados a sus lugares de origen, o para aliviar sus condiciones de alimentación e higiene en los albergues, o para cualquier otra cosa de logística que permita atenuar las dolorosas circunstancias.

Propongo que esta ayuda sea coordinada por la Primera Dama de la Nación, María Clemencia Rodríguez de Santos, y/o el Señor Cardenal de Colombia, Rubén Salazar, quien es el presidente del Consejo Episcopal Latinoamericano, (CELAM).

Jaime Buenahora
Representante a la Cámara por la Circunscripción Internacional

  • Publicado en: Noticias
  • el: Viernes, 28 Agosto 2015.